¿Dónde parirá la sultana de Brunei?

a happy couple24 de enero de 2012

 

En un asombroso salto evolutivo, algunos homínidos se irguieron sobre la llanura y emprendieron la marcha sobre dos patas. Por aquello de la ergonomía, esa forma de andar les cambió la forma de la pelvis y sus hembras ya nunca parirían sin ayuda. Así que al escapar de la sabana africana surgió un nuevo puesto de trabajo: el de partera. Los médicos titulados tardaron siglos en ocuparse de los rigores del parto, pero hoy la Obstetricia puede enorgullecerse de impresionantes victorias sobre el dolor y otras catástrofes. De hecho, todo suele ir como la seda, pero ¡amigo! A veces la cosa se tuerce y las gónadas trepan al gaznate y entonces se hace indispensable un servicio de Obstetricia y Neonatología bien entrenado justo para los casos puñeteros que causarían tanto sufrimiento evitable.

Con dinero, ese objeto misterioso que permite comprar cosas, es factible contratar profesionales y luego abonarles la nómina. Pero el adiestramiento clínico obedece a dos factores menos prosaicos: el volumen de casuística y los años de experiencia. Si no se asisten numerosos partos difíciles ni suficientes neonatos de alto riesgo, en otras palabras si no se pasan las de Caín en la frontera de lo imposible, allí donde silba la guadaña, no hay dinero que valga. A ese hecho tan simple alude el tecnicismo “curva de aprendizaje”.

Hay quien aboga por el derroche de crear una unidad obstétrica en Sierrallana. Alguno incluso escribe que sea “cueste lo que cueste”, seguramente porque el incauto cree que será otro quien pague la ronda. Argumentan las bondades de nacer en el término municipal de Torrelavega, pero no se trata de dónde –es sabido que los de Bilbao, por ejemplo, nacen donde les da la gana-, sino de nacer con la máxima seguridad. En la Residencia Cantabria, a escasamente 30 kilómetros, funcionan Obstetricia y Neonatología con cifras de morbimortalidad que las acreditan como de vanguardia. La decisión de duplicar servicios similares a tiro de piedra no es solo un despilfarro en cualquier ciclo económico, sino que implica sendos despropósitos medico-técnicos. Por un lado, se desposeerá a la Residencia de una casuística valiosísima para su pericia. Al tiempo, algunas parturientas y neonatos alimentarán una lenta curva de aprendizaje mientras la Residencia se empobrece. Y todo a cargo de los mismos paganos.

Mi colega Ildefonso Calderón, alcalde de Torrelavega, sabe todo eso perfectamente. ¿Recuerdas, Ilde, los fórceps de Chamberlain, las deceleraciones fetales, la enfermedad por membranas hialinas? También es consciente de que Cantabria es una región pequeña con una de las tasas de natalidad más bajas de España. En Cantabria acontecen unos 5.500 partos al año, de los cuales alrededor de 400 comportan diversas dificultades y complicaciones. Dividiendo por 365 días, resultan cifras muy razonables para la Unidad ya operante, pero no justifican en absoluto otra dotación en Sierrallana. Cordura, señores: que no se repita lo del Hospital Tres Mares, una muy onerosa estructura para la que andamos mendigando enfermos.

En la película “La guerra de los mundos”, nos invaden marcianos que riegan sus cultivos con sangre humana, mientras un despavorido Tim Robbins masculla: “¡No! ¡Con mi sangre, no!” Lo mismo digo yo. Si hay que sostener una disputa aldeana, a ver quién es más burro, si los de la braña o los de la capital, que no sea con mis impuestos. Que parir y nacer obedezca a un planteamiento racional de solvencia científica y financiera, y no al capricho gastizo de cualquier pedanía bienintencionada.

Anuncios

Escribe libremente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s