Efectos adversos de la gente demasiado estable

2 de marzo de 2012

imagesCA9TQR41

Observamos una jauría de monos en un zoológico y nos choca que, salvo a despiojarse, lo que ejecutan con intensa concentración, a nada se aplican con la debida constancia. Zangolotinos hiperactivos, saltan de un asunto a otro como si fueran epilépticos enchufados a la red eléctrica, y así provocan el orgulloso pensamiento de que los sapiens dominaremos la Tierra, siempre. Tenacidad, coherencia, firmeza de criterio y cosas parecidas definen a las personas inteligentes: cierto, pero ¡atención a la dosis!

Estrenado 2012, EL DIARIO narra que una diabética alicantina asesina a su marido mediante tres inyecciones de insulina, suministradas mientras la víctima dormía. Sin desdeñar la proeza técnica de pincharle amorosamente sin despertarlo, es más notable la circunstancia de que la parricida ya lo había intentado tres años antes, envenenándole el cacao. El tesón a toda prueba de la dama –rayano con el fanatismo- corre parejo con el amor irrefrenable del ociso, fiel hasta la inmolación, cuando ella alcanzó sus últimos objetivos militares. Otros preferirán la hipótesis, mucho menos romántica, de que policías y jueces no le avisaron del primer intento, y echaban porras a ver cuándo la viuda negra lograba su propósito.

Pocos días después, el mismo periódico acoge la enternecedora peripecia de un marido lamentable, al que han echado de casa por sus continuas infidelidades. Arrepentido –decía él-, sale a la calle ataviado con una pancarta y de tal guisa se encamina a su antiguo domicilio, para implorar clemencia y perdón. Por desgracia, su santa no está y el pancartero debe aguardarla en el rellano. Cuando regresa, él la increpa, la zarandea, le da unos celosos pescozones, etc, demostrando que, encima de putero congénito, lleva el cromosoma del maltratador. Congruente, macho, sí que lo eres, por la gloria de tu madre, pero a este paso no te dejan entrar ni en la Cocina Económica.

La estrella político-mediática del rojerío francés, el señor Strauss-Kahn, vuelve a los tribunales por participar en orgías con piculinas. Vale que lo absolvieron del asunto camarera/Nueva York (a fin de cuentas la mozanca es una nigeriana que mide 1,80 y es difícil imaginar al septuagenario trincándola y arrastrándola por la suite), pero el tipo no aprende. Ya dice la exministra Salgado –ella sabrá el motivo- que Strauss-Kahn “es como es”, o sea un sujeto de temperamento notablemente sólido y predecible. La zorra pierde el rabo antes que las costumbres, aunque pensándolo bien en este caso el término “zorra” suena inapropiado y sería preferible recordar que la cabra tira al monte. Si el franchute con priapismo ingobernable ingresara en una clínica ad hoc, por ejemplo con el sátiro Berlusconi, dudo que renunciaran a sus compulsivas francachelas.

Largo fin de semana, ya en las postrimerías del sueldo, ¡ay!, tan lejano. El baranda de EL DIARIO entrevista al presunto gobernante Ignacio Diego. ¿Qué pasa, hombre? Y el otro dice: un caos por culpa de Revilla/PSOE. Y el director indaga cómo se arregla, y el otro afirma: arreglando el estropicio PSOE/Revilla. Y el periodista inquiere, ya un puntito cabreado, cómo se hace eso, pero el otro se fuga por las anchoas de Revilla, y el interrogador insiste, leches, ¿qué-decisiones-tomará-usted y cuándo, por favor, y qué consecuencias tendrán? Pero el exalcalde no sabe/no contesta, aunque eso sí, en breve, no sabe cuándo pero en breve, tendrá un plan riguroso y “creíble”, que no sabe en qué consistirá, pero será muy recio y muy alonsanfándelapatrie, porque ya está bien del desastre Revilla/PSOE, lo cual exige que él se arremangue, aunque todavía no sabe/no contesta. Presupuesto supermegaguay en diciembre, quirúrgico reajuste en enero y en febrero –todavía caliente el muerto- la hecatombe por fascículos, ridículo nacional-radiofónico incluido. Que sigue en la oposición, vaya, tan predecible e impertérrito que se hace oposición a sí mismo, anunciando prodigios en el plazo exacto del “ya veremos”. Ojito, que los simios le comieron la tostada al mismísimo Charlton Heston.

Anuncios

Escribe libremente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s