Gaudeamus cuando sea

El independentismo catalán preocupa menos que el islam rampante.

Anuncios