Trapos sucios en el palco

Sábado, 21 de mayo de 2016   De Atapuerca para acá, el nacionalismo es una dudosa operación mental que oscila entre el egoísmo tribal y un explícito racismo. Por otro lado, sus acólitos jamás exponen un aserto rebatible (o demostrable) por el raciocinio habitual en Occidente. Se acorchan en postulados vagos, sentimentaloides, y te arrastran…