¡Nos libramos, Madrid!

13 de diciembre de 2013 Madrid, el estudiante tripitidor, volvió a rellenar las andorgas de los inspectores olímpicos con garbanzos y demás. Para impresionarles/sobornarles no reparó en saraos, banquetes, orgías… Lo que haga falta, para que no pasen de largo, como los americanos de Berlanga. Valdría con ese mamoneo grotesco para echarlos a patadas, a los inspectores…