Señales e infamias de la vida sedentaria

2 de agosto de 2015 Salgo de un trabajo a eso de las 3 y me topo con una tarde marbellí y se me ocurre acercarme de sopetón al Embarcadero. Una pleamar lapislázuli y turquesa a pique de anegar el muelle. Al fondo, Pedreña, calmosas pinceladas de verdes restallantes. Me noto el pulso regular, lento…