Malditos roedores

Martes, 5 de agosto de 2014 El campo es un espacio notablemente civilizado, gracias a siglos de ganadería y siega. Sin ellas, aunque algún agorero atribuye el efecto invernadero a la boñiga, todo se convierte en bosque amorfo e inframundo de escajos rabiosos, más proclives a despellejarte que a darte de comer. Lo placentero está…