Nuestra Ley de Leyes y otras hierbas

3 de octubre de 2014 Yo no voté la Constitución. No lo digo por rechazo a sus “padres”, disconformidad con el texto, oposición a los compatriotas que la ratificaron, ni solidaridad con los catalufos que ahora la repudian, después de abrazarla con más fervor que gallegos o almerienses. Tampoco quiero dármelas de profeta, como si…